domingo, 18 de septiembre de 2011

It's Alright, Ma (I'm Only Bleeding)

video

Todo está bien, mujer (sólo estoy sangrando)

La oscuridad al romper el mediodía
ensombrece hasta la cuchara de plata
la cuchilla hecha a mano, el globo del niño
eclipsa tanto al sol como a la luna,
sabes demasiado pronto
que no tiene sentido tratar de entenderlo.

Aguzadas amenazas me engañan con desprecio,
observaciones suicidas se rompen
desde la boquilla de oro del loco el cuerno hueco
toca palabras baldías que demuestran advertir
que el que no está ocupado naciendo
está ocupado muriendo.

La página de la tentación sale volando por la puerta,
la sigues, te encuentras en la guerra,
contemplas cataratas de rugido piadoso,
sientes ganas de quejarte, pero a diferencia de antes
descubres que sólo habrías de ser una
persona más llorando.

Así que no temas si oyeras
un sonido extraño en tus oídos,
conforme, mujer, sólo estoy suspirando.

Mientras algunos anuncian la victoria, otros la caída,
razones personales grandes o pequeñas
pueden verse en los ojos de los que piden
que se haga arrastrar todo lo que se debería matar,
mientras otros dicen que no odies nada de ninguna manera
excepto al odio.

Palabras desilusionadas ladran como balas,
como dioses humanos que apuntan a su blanco,
hicieron de todo, desde pistolas de juguete que echan chispas
a Cristos de color carne que brillan en la oscuridad,
es fácil ver sin mirar muy lejos
que no hay muchas cosas verdaderamente sagradas.

Mientras predicadores sermonean destinos perversos,
maestros enseñan que el conocimiento espera
poder mandar sobre centenares de monedas de dólar,
la bondad se esconde tras sus puertas,
pero incluso el Presidente de los Estados Unidos
debe algunas veces tener que quedarse desnudo.

Y aunque las reglas de la carretera se hayan formulado,
son sólo juegos de la gente que tienes que eludir,
conforme mujer, puedo hacerlo.

Los carteles de publicidad te timan
para que pienses que tú eres el único
que puede hacer lo que nunca ha sido hecho,
que puede lograr lo que nunca se ha logrado,
mientras tanto la vida sigue su curso ahí fuera
a tu alrededor.

Tú mismo te pierdes, reapareces,
de pronto descubres que no tienes nada que temer,
estás sólo sin nadie a tu lado
cuando una temblorosa voz distante, poco clara,
sobresalta tus dormidos oídos para escuchar
que alguien piensa que realmente ellos te encontraron.

Una pregunta se enciende en tu sistema nervioso
y aunque sabes que no hay respuesta adecuada
que te satisfaga, asegúrate de no desistir
para guardarla en tu mente y no olvidar
que ni a él, ni a ella, ni a ellos, ni a ello
perteneces.

Aunque los señores hacen las reglas
para los sabios y los necios,
yo no tengo nada, mujer, con qué vivir de acuerdo.

Para los que tienen que obedecer la autoridad
la cual no respetan en modo alguno,
que desprecian sus empleos, sus destinos,
hablan con envidia de aquellos que son libres
hagan estos lo que hagan, tan sólo para ser
nada más que algo en que investirse.

Mientras algunos son bautizados por principio
a estrictas ataduras partidarias,
clubes sociales atontados disfrazan
a los intrusos, a quienes pueden criticar libremente
sin decir nada salvo a quien hay que idolatrar,
y luego dicen que Dios le bendiga.

Mientras, uno que canta con la lengua ardiendo
hace gárgaras en el coro de arribistas,
deformado por las tenazas de la sociedad,
se preocupa no de ir más arriba,
sino de hundirte en el hoyo
en el que él está.

Pero no quiero hacer daño ni poner faltas
a nadie que viva en una tumba,
pero conforme, mujer, no puedo complacerle.

Jueces ancianas vigilan a las parejas,
frustradas sexuales, se atreven
a imponer principios falsos, insultar y mirar fijamente,
mientras el dinero no habla, jura
obscenidad, ¿a quién le importa realmente?
Propaganda, todo es mentira.

Mientras unos defienden lo que no pueden ver
con orgullo de asesinos, la seguridad
confunde con más amargura las mentes
de los que piensan que la honradez de la muerte
no caerá sobre ellos naturalmente,
la vida a veces tiene que ser solitaria.

Mis ojos chocan de frente con cementerios
atestados de dioses falsos, pisoteo
la mezquindad que juega muy fuerte,
camino de un lado a otro esposado,
doy patadas para romperlo todo,
digo vale, ya tuve bastante,
¿qué más podéis mostrarme?

Y si mis pensamientos-sueños pudieran verse,
seguramente pondrían mi cabeza en la guillotina,
pero conforme, mujer, es la vida y sólo la vida.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...